San Francisco, 

 

Hace ya 6 años que estamos juntos, y esa frase que todos me decían de que cuando pasara la luna de miel mi amor por vos cambiaría, ha sido una gran decepción. Probablemente porque para mí el amor no está relacionado con la intensidad de los primeros tiempos, y al revés de los pronósticos de las personas que te habitan, lo nuestro fue un proceso.

Como te explico este proceso sin emocionarme en el camino mientras te abrazo con cada parte que creaste en mí sin saber que yo podía lograrlo sin tu presencia.

Como te digo hoy, en el último día del año, que me cambiaste para siempre, acercándome a una versión más íntima del ser que fuiste armando con los pedazos rotos que yo traje por no poder encontrarte. Con un hartazgo apaleado por no poder existir en un lugar que me conociera tanto como vos. Indicándome con tu silenciosa manera de acompañarme que yo jamás me sentiría sola mientras estuviéramos juntos.

Y para que yo no me creyera que esto era una ilusión, me acercaste a las personas más increíbles a mi lado, me diste un beso en la frente, y me cuidaste nutriendo cada una de mis experiencias con eventos que me han hecho tan feliz. Con situaciones que me hicieron crecer mientras vos esperabas a que yo terminara con mi rueda de lecciones y te pudiera mirar a los ojos sabiendo de donde venías.

Y siempre fuiste tan cauteloso, porque estar conmigo dictaba de una cierta complejidad que solamente una persona simple como vos podía descubrir.

Una persona que me amara así, sin reparo, sin demandas, sin intercambios, sin expectativas, una cosa desglosada y desmedida que solamente podía venir de alguien con tu grandeza. 

San Francisco, cada metro cuadrado de tu persona me toca en las partes más sensibles—en donde las batallas me han dejado agujeros irreparables—que vos con tu humildad sanas, y das lugar a que pueda expresarme sin tener que cumplir con los mandatos de llevar una vida útil.

Y tu Cat Club, y tu Embarcadero, y tus tranvías, y tu Palace of Fine Arts, y tu Dolores Park, y tu Ocean Beach, y tu Cliff House, y tu Mission District, y Noe Valley, Y Twin Peaks, y tu clima frío, y tu viento claro que nos limpia las heridas a todos han sido una caricia para mi alma. 

Hoy, 31 de Diciembre del 2017, quiero decirte gracias, porque el Universo me puso en tu vida sin que yo supiera que este amor existía, y que yo fuera una de las pocas afortunadas en transitarlo.

 

Feliz año para todos ustedes que me ayudaron a disfrutarlo!

Bombones con forma de corazón, osos de peluche con corazones en la mano, chocolates de una pareja besándose, guirnaldas de color rosa y rojo por donde mire, descuentos para dos el 14 de Febrero, y yo, sigilosamente estoy por irme de la pólvora a la guerra con una granada en la mano a punto de dinamitar esta celebración.

El problema es que si activo la bomba en el establecimiento en donde me encuentro, moriré yo también, y sinceramente, morir por tener amor propio y no el de pareja que esta gente plantea sería una verdadera catástrofe. Porque estoy segura de que el 2% que me acompaña, cree en el amor, que es el que empieza por uno mismo, no el que viene en una caja con el moño mas feo que te podes echar a la cara.

Como si esto fuera poco, es una celebración que nació en los años 1300 y originalmente se festejaba la fertilidad en las mujeres, en donde salían todas a la calle y esperaban ser golpeadas con un látigo mojado en sangre de animales como un símbolo de ser elegidas para procrear.

Mas profundizo en el tema, mas ridículo me parece todo este asunto. Primero que nunca quise hijos, y si hubiera vivido en los 1300 probablemente el 14 de Febrero me hubiera encerrado en el sótano de mi casa para que ese látigo me pase bien lejos. Segundo, un látigo mojado? Enserio? Nunca un millón de dólares carajo. Porque nosotras las mujeres nos hemos expuesto a las barbaridades mas grandes del planeta tierra para lograr objetivos amorosos o con fines reproductivos?

Feminista no, coherente. Yo estoy segura de que si en San Valentin yo le hubiera dicho a uno de esos hombres: Te pego con un látigo mojado para que tus espermas sean fértiles, se me hubieran partido de risa, y acto seguido se hubieran reunido a comer un asado y a emborracharse para festejar San Valentin…en la parrilla con chimichurri.

Queremos igualdad, pero nos sometemos a los escenarios mas desesperados y dramáticos de la historia.  

A partir de hoy considérenme China, ya que en la China el día de los enamorados significa: Día para mostrar las habilidades.

Genial, quién me quiere desafiar en la pista de bowling? Cambio cena en restaurante por bolos. Guarda que tengo una derecha fuerte y puede que mi amor salga disparado haciendo pique sobre el piso encerado.

La ecuación es muy simple, cuando alguien te ama de verdad no contribuye a la estupidez mundial, si no más bien te paga la universidad, te compra un coche, o en su defecto te escribe tarjetas todos los meses, no el pinche 14 de Febrero, que dicho sea de paso en donde vivo está anunciado lluvia. Espero que algún marketinero no se le ocurra una cena  en el Ferry, porque esa gente por amor va a arriesgar su vida.

Yo cuando es San Valentín me pongo las calzas y salgo a correr, pasando por todos los restaurantes viendo como la gente tiene que hacer cola y esperar que el stress del servicio gastronómico no afecte a la clientela.

Francamente si estuviera en pareja le diría a mi novio que por favor en vez de regalarme flores y chocolates, me regale un par de zapatos Manolo Blahnik’s. Eso es amor señores, en donde lo camino todos los días. No unas flores que se mueren a la semana, y unos chocolates que se van directamente a mi trasero.

Claramente el jefe de publicidades de San Valentín es un tipo bastante desagradable, ya que chocolates comemos todo el año, no lo necesitamos un día mas en nuestra dieta, y los colores rosa y rojo son incombinables. Que pasó con el departamento de diseño en esta campaña? Se durmieron en los laureles? Gente wake-up, el negro es el color de moda, no el rosa! 

Se están dando cuenta? San Valentín está como la mona por donde lo miren. No quiero ser prejuiciosa, pero esta fecha está sacando lo peor de mí afuera. Ayer cuando entré al supermercado, entre famélica y agotada, un empleado me acechó en la góndola de las golosinas regalándome una calcomanía con un corazón que decía Happy Valentines. Lo miré y le dije: No gracias, estoy soltera, y prefiero que me regales un pedazo del próximo queso en liquidación. Lo siento, me dijo él, como si fuera su culpa de que esta campaña nos está arruinando a todos. Cuando me fui para el área de la rotisería, otro empleado me quiso regalar una flor, lo miré y le dije: estoy soltera, una sola flor en mi departamento da mas para mi muerte que para mi estado civil. No gracias, Y me fui dejándolo en shock y asustado.

Yo entiendo, no soy la media, y si vamos a celebrar que sea con un viaje a las Islas Galápagos, un día en un Spa, un viaje en helicóptero por Las Vegas o un masaje Tailandés en la cintura. Nunca con una caja de bombones, que se traduce en algo así como $12,50. Que lindo que me amen por $12,50! 

Propongo que en este 2017 San Valentin se vaya a la chingada, junto con una carta de despedida escrita por los solteros, los viudos, los separados y la gente que es verdaderamente feliz porque encontró el amor adentro suyo, y no en una pinche tarjeta que suena al abrirse.

Desactivo mi granada a cambio de que dejen de torturarme con osos de felpa barata y lo pongan a Billy Idol como representante de San Valentín.

Que la música esté bien fuerte, y que la pasión por estar vivos trascienda toda esta costumbre mediática que está dejando mi buen gusto a la miseria.

Brindo por la vida, por los amigos, por el arte y porque este 14 de Febrero estés teniendo una cita con Netflix.

 

Buena jornada para todos los románticos como yo!

 

Cruzar el Golden Gate en bicicleta?! No, perdoname Ceci, yo no estoy en estado físico para pedalear todos esos kilómetros, me dice Lourdes sin saber en la que se ha metido.

 

— Baby esto es muy simple, lo cruzó mi mama que tiene 60 años, no hay excusas.

 

— Ceci, por favor, tu mama juega al tenis, yo no soy deportista y prefiero tomarme el subte, lo cruzo caminando y nos vemos en el otro lado…como era que se llamaba, Sausalito?

 

Antes de que Lourdes llegara a Estados Unidos yo pedí una bici prestada y planee todo este viaje en mi cabeza, la secuencia era algo así. 

Sandwiches en la mochila,bastones de muzzarella, Gatorade y Lourdes sacándose fotos en el puente con algún potro salvaje que después nos invitara a su barco para año nuevo. Que me cambien los planes overnight no me hace ninguna gracia, sobre todo porque sé que es un viaje inolvidable.

 

— Lou escuchame, te lo aseguro que vas a poder, no es lo mismo cruzar el puente caminando que en bici. La sensación del viento en la cara mientras lo cruzas no tiene precio. 

 

Por supuesto que en esta descripción evito el detalle de los turistas parados en el medio de la bici senda sacándole fotos a la gaviota que acaba de cruzarse por el lente.

 

— A ver, cuantos kilómetros son?

 

— Mirá, es un total de una hora. Pero oíme, vamos parando, nos tomamos un cafecito en Starbucks, sacamos fotos con tu selfie stick, y después le decís a toda tu gente que lo lograste.

 

Con el “vamos parando” me la metí en el bolsillo y le vendí el viaje de 25 kilómetros de un soplo. Con contratiempos, subidas empinadas y pedaleo forcejeado en contra, pero un viaje al fin.

Arrancamos a las 9:30 de la mañana, llenamos la mochila de harinas y almendras, vincha en mano, protector solar para sentir la brisa veraniega que nunca nos tocó, y un ticket de subte que nos dejó en Embarcadero. 

Veníamos muy profesional por la costa y cancheras llena de entusiasmo esquivando a la gente que venía mas lenta que nosotras, yo me giraba de vez en cuando y le gritaba “vamos nena, esto lo tenes”! Y Lourdes, muy orgullosa de su estado físico que creyó haber perdido, se reía tragándose el Golden Gate en un cerrar y abrir de ojos.

Yo me sentía protegida con el aceite anti-stress que ella misma vende, y como si fuera poco encima de ese me puse el de lavanda para viajar mas relajada. Vamos, todo un aroma homeopático para levantar carisma en las pistas transitadas de la city.

Yo no se si fueron las cremas o el entusiasmo pero después de 15 minutos de pedaleo a las dos nos agarró un hambre psicológico que tuvimos que parar en un area de picnic debajo del puente antes de cruzar.

Nos devoramos todo lo que trajimos dejando mi estómago en una huelga de hambre peor de lo que estaba y con mas peso para el recorrido.

Trancamos el cuadricep, y meta pedalear en falso con el cambio mas inoperante de nuestras bicicletas de 1978.

 

—Che, ciclista por naturaleza, que está pasando acá?

 

— Esto está pasando, mirame.

 

Y Lou se bajó y caminó la subida junto a mi persona charlando de la vida y como todos nos pasaban con hijos y perros en sus canastos mientras nosotras, las tipas con menos estado físico de San Francisco, disfrutaban de un date con el ciclismo.

 

—Nah, esta subida no va ni ahí, yo no entiendo porque a la gente le gusta sufrir, tampoco es que te vas a echar el lomo del año por 10 minutos en subida.

 

— No Ceci, el lomo ya lo tienen, no la vista a la diosa esa con el bombón  del marido y sus dos hijos?

 

— Ah no, pero a vos perder el aliento no te roba el tiempo nena, en que momento lo chequeaste al marido? Yo lo vi de atrás, buenas nalgas debo decirte.

 

— Si? Mirálo de frente y después decime que pensas.

 

Que lindo esto de pasear con la bici caminando, uno ve cosas que jamás pensaría que existe, como por ejemplo otro señor de 75 años nos pasó en subida hablando por teléfono. 

 

— Ese hombre debe ser un yogui, y su dieta debe ser ayurvedica, si no es imposible.

 

Finalmente dimos con el Golden Gate, en donde la perdí por completo a Lou en la vorágine de peatones, perros, fotógrafos, turistas confundidos, ciclistas del tomate, viejitas desabrigadas, viento en contra, gente en contra, todo en contra.

Llegué solita al otro lado y la esperé unos 45 minutos, ella apareció radiante con la memoria de su celular a tope de todas las fotos que había sacado del puente mas lindo del mundo.

 

— Ah no, vos estás tan crazy como todos esos ciclistas que van al palo.

— Nena, considerame nativa.

— Si, nativa a la velocidad, nunca un paseo Ceci, siempre en una carrera.

 

Porque la humanidad no puede entender que yo disfruto de la vida en velocidad? No se olviden de que yo soy la tipa que evita los atascos en este planeta. Tal vez este sea mi rol, no luchen en vano contra la misión que mis hermanos me encomendaron.

 

Contentas de no haber sido atropelladas por una Nikon D750, seguimos pedaleando hasta llegar a mi paraíso, Sausalito, en donde Lour tiró la bicicleta y se fue de shopping.

Yo me eché al lado del agua y discutí con un joven que estaba fumando un cigarrillo mientras cuidaba las bicis.

Sacamos los tickets para el Ferry y nos fuimos a tomar un café con leche.

Respiramos el aire puro de la bahía y agradecí una vez mas de vivir en uno de los lugares mas magnificos del mundo, seguido a eso pedí la casa frente al mar, quien dijo que la velocidad no trae su merecido?

Nos subimos al Ferry mirando como todos los hombres mas lindos del barco estaban casados con las mujeres mas feas y eran tan felices.

 

— Pero vos ves esto? Que injusticia!

 

— No Lou, non te preocupare…quien quiere ir de la mano con ese padre? Fíjate que no tiene un solo defecto, algo tiene que estar ocultando, a lo mejor es alcohólico y no lo sabemos.

 

— Vos le miraste los dientes? Me juego el pulmón derecho que no tiene una carie.

 

— Y ella? Es del libreto de la mucama de “La Extraña Dama”. Jodeme que se conocieron en On-line Dating y ya mismo me tiro a uno de los tiburones que están debajo de este Ferry.

 

— Que fenómeno mundial este de los lindos con las feas, no?

 

— O del lindo con la loca.

 

— Lou, será que nosotras además de estar fuera del concurso mundial de citas ya no calificamos en ninguna de las dos bandas?

 

—Habla por ti misma nena! Acá tengo mi selfie stick que me ama con locura y está muriéndose por sacarnos una foto de este inolvidable momento.

 

— Dale gas que lo tenemos!

 

Y así, entre el viento de la bahía y un espléndido día de sol, Lourdes ponchó el botón del maldito elemento suspendido sobre nuestras auras angelicales. 

 

No saldremos en el San Francisco Chronicle, pero está foto llegará al Tigre, y díganme, quien no quisiera dar vueltas en la lanchita en el Delta del Paraná?

Hay dos fuerzas que harán que este mundo no se vaya a pique: Dios, e ir de shopping. Y el que tenga alguna duda que hable con mi tarjeta de crédito que para esta altura tiene un guardaespaldas.

La solución a todos tus males no es terapia, si no la terapia a través del shopping. Si claro, vivo en uno de los países mas consumistas del mundo, y que nadie se atreva a pensar que eso es una casualidad, y lo cierto es que cualquier persona que tuviera la oportunidad de tener la residencia en este país, lo haría. Lo mío fue un golpe de suerte, o una maldición, porque de los cuatro años que llevo viviendo acá, tengo invertido la mitad de mi jubilación en zapatos. 

No me pagarán mis medicamentos, pero quién se va a olvidar de esa chica con los tacones mas lindos de la ciudad?

Lo malo no es ser una consumista de primera, si no, tener amigas que son peor que una. Valentina es una de ellas. Dicen que conoces a la gente cuando convivís con ella, mentira, la conoces cuando vas de shopping. Todos los secretos ocultos de cualquier mujer afloran en este preciso instante, y para mi asombro, conocí los datos mas íntimos de Valentina ayer, cuando reventamos el plástico en el centro comercial mas caro de la City. Ver a esta mujer saltando de perchero en perchero teniendo un love affaire con todos los diseñadores mas exitosos del mundo era una verdadero desparpajo. El buen gusto en esta vida debería tener un 25% de descuento, porque Valentina y yo tenemos un ojo clínico para elegir lo mas caro del  Mall. Empezando por nuestro amigo Burberry, que si seguimos echándole el ojo y llorándole la carta vamos a terminar con el abrigo puesto y en bancarrotas. Es solo un abrigo Valen, dale! No da para gastarte $300 nena, come on! Le digo. Y ella se aferra a el como si estuviera por firmar el divorcio y es el ultimo adiós, diciéndome: pero me queda perfecto, mirá, miralo. Y yo, que ya la miré 17 veces le digo: escuchame nena, en donde te vas a pasar las fiestas para ver a tu familia, el pasaje cuesta un poco menos que tu querido abrigo, no sé, pensalo. Y ella no tiene que pensarlo porque mis palabras han sido un golpe bajo a su autoestima. Y las dos hacemos un pacto de silencio sabiendo que nunca jamás nos podremos olvidar del maoldito abrigo que ahora nos estropeó la jornada por completo ya que nada en el mundo que Valentina se compre ese día va a poder ser comparado con ese abrigo que sinceramente, entre ustedes y yo, era hecho a medida para su persona! 

 

Pero a no decepcionarse, hemos estado solo 15 minutos en el centro comercial y ya nos hemos peleado con medio establecimiento porque evidentemente, el buen gusto tiene competencia. Resulta que esta gente, los creadores de centros comerciales, hicieron un carrito para que metas la ropa adentro con perchero incluído. Son unos desgraciados.  Ya que ahora no solo lo podes llenar de ropa hasta que explota, sino que ademas te podes dar el lujo de colgarla sintiendo que ya está en tu placard. Cualquiera que observara nuestro carrito de seguro que pensaba que estábamos por mudarnos, vamos, a ese carrito le faltaba solo un caniche toy. Tuve que discutir con tres señoras porque se ve que nuestra selección le viene bien al 90% de la población de compradores. La dinámica se había vuelto un tanto estresante, ya que mientras elegía las prendas que iban bien con nuestro tono de piel y personalidad, mi otro ojo miraba el carrito, y si me descuidaba 5 minutos alguien se iba con una campera o un zapato nuestro. Valentina lo sabia, pero confiaba en mi monitoreo interno. Nada fácil el día de ayer, sobre todo porqué encima uno paga por vestirse bien! 

 

En un momento fui a buscar mi celular que sonaba desenfrenadamente y pensé que eran los del banco que me decían que ya había llegado al tope de mi linea de crédito y me encontré con una señora que se iba con mi futuro vestido para año nuevo. La corrí y le toqué el hombro, y ella muy irritada me miró apurada camino al probador. — Señora disculpe, ese vestido es mío, y el carrito ese es nuestro, le dije. Ella me miro entre las piedras azuladas del vestido y me dijo: ah! Pensé que trabajabas acá, ya que ese carrito esta lleno de ropa. Le jalé el vestido y le dije, si,  y por ser empleada de este lugar tengo muy buen gusto no cree?

 

Aquello parecía la batalla de la guerra de las galaxias. Valentina estaba pancha en la hectárea numero 9 del local porque sabía que tanto esfuerzo por mi parte de clasificar lo que combinaba con nuestros cuerpos no iba a ser en vano.

 

La sobre estimulación de este evento nos llevó a que nos quedáramos en corpiño y pantalones atigrados en el pasillo del probador cuando se nos cerró la maldita puerta. La empleada, que estaba por hacernos una copia de su llave y renunciar a su trabajo, nos dijo que trabáramos la puerta con uno de los 15 vestidos que nos habíamos elegido. 

Y así, entre  desfile y desfile, éramos la pesadilla del shopping. Gritándonos de una punta a la otra: Valeeeeeeeen!!! Mira esto! decime si no es para vos?! Y toda la gente, reservada y educada mirándonos como diciendo: no estas escalando el Uritorco, esto es la civilización. 

Lo que esta gente no estaba entendiendo, es que estas dos guarras que estaban a los gritos eran las portadoras de la mejor ropa de todos los carritos. Aunque admito que después de atacar el pasillo de los zapatos aquello parecía un campamento playero y una destrucción absoluta de la estética y el respeto. Es que los zapatos sacan lo mejor y lo peor de mi afuera! No es mi culpa…el que los creó lo sabe!  Es un virus que gobierna la vida de las mujeres. Es una colección absurda, y poco práctica ya que si continúo de esta manera voy a tener que mudarme a otro departamento para tener solo un cuarto para mis zapatos. Y que los invitados duerman en el sillón del living! Pero bueno, yo jamas le cuestionaría a los hombres la compra compulsiva de relojes o de repuestos para sus coches, simplemente me compro algo que nos beneficia a los dos. 

 

El único lado oscuro de este episodio con Valentina fue que el objetivo de mis compras eran regalos navideños para mis amigos y familiares, y ahora tengo que aceptar la tragedia narcisista de que absolutamente todo lo que había en ese lugar estaba hecho para mí y nadie mas. Aun así, con todo el dolor del alma que esto me produce, creo hacer mas un bien que un mal a todos mis seres querido cuando me vean.

 

Lo que no puedo ni voy a aceptar bajo ningún punto de vista…es que ese pinche abrigo era de Valentina, y me vale madre quién se lo compre pero jamás le quedará como a ella.

 

Feliz navidad para todos desde el centro comercial mas polémico de San Francisco!

 

 

 

 

 

 

 

 

Muchas cosas pueden llegar a pasar cuando llevas el auto para un cambio de aceite, pero nunca pensé que una de ellas seria que me invitaran a pescar.

No porque pescar sea algo ilícito, pero por favor…no tengo cara de ser una pescadora!

Primero porque soy vegetariana, y segundo porque creo que no hay nada mas aburrido en este mundo que estar parada en en el medio del sol con una caña de pescar. A quien se le ocurre? Y a esto llaman deporte? 

Deporte es el que tiene que hacer el pobre pez al intentar alimentarse sin ser asesinado. 

Hablemos de waterpolo, equitación, hockey, si hablamos de una actividad física que implique moverse y estar al aire libre.

Pero yo entiendo, el asiático dueño del taller mecánico es amigo de Mario—el director de consorcio de mi edificio— y los fines de semana este es el highlight de sus vidas. Mi highlight es subirme a un avión y viajar, pero de una caña de pescar a un aeropuerto hay un abismo. Y el taller este, no se caracteriza por darte descuentos, de hecho, es el taller mas caro de la zona, pero lo elegí porque un día me quede sin batería y ellos me ayudaron. Me dije por mis adentros, porque voy a las grandes corporaciones cuando puedo favorecer a los pequeños empresarios? Tal vez mi contribución monetaria los ayude a enderezar el cartel con el nombre del taller que está torcido y oxidado. 

Aparte mi auto es asiatico, y entre asiáticos se entienden.

 

Hola! Como estas?— Entro saludándolos a todos preparando el campo de juego para pedir el descuento mas grande de la historia de los talleres mecánicos.

 

Hola! Me dice el dueño que tiene una placa colgada en su camisa con el nombre de Al, te veo cara conocida.

 

Cecilia: Si, ustedes me salvaron una mañana con mi otro auto cuando me quedé sin batería, y ademas soy amiga de Mario. Vivo en su edificio.

 

Al: Ah Mario! Si, si, somos muy amigos.

 

Cecilia: Si, me dijo! Por eso vine también, porque el me lo recomendó y me dijo que les dijera que yo era su amiga así me hacían un descuento.

Mentira numero uno, Mario jamas me podría haber dicho eso porque le vivo pidiendo tantos favores que uno mas seria un abuso. Está bien que gracias a mis favores el tipo tiene una bodega de vinos de primera clase en su departamento.

Esto de que se me rompa el flotador del baño tan seguido está volviendo a mis vecinos alcohólicos y mal acostumbrados.

 

Al: Ah si, pero bueno, a ver, yo uso el aceite mas caro para los cambios. Si vos queres podes ir a Jiffy Lube y te cobran la mitad, pero así te durará el coche.

 

Cuando de coches se trata, no lo voy a discutir, con mi forma de manejar quemo aceite de la buena y de la mala. Si pudiera decirle que la mezcle con un refuerzo de platino lo haría, pero no quiero que me vea desesperada sino mis suplicas por el descuento pierden su propósito. 

 

Cecilia: Bueno si Al, yo lo entiendo, pero usted cobra el doble. Tal vez para cuando el vehículo necesite otro cambio de aceite yo ya esté en mi luna de miel, no futuricemos tanto!

 

Al: Usted está casada? 

 

Cecilia: Usted se piensa que una mujer que entra a un taller mecánico a las 8:30 de la mañana pidiendo un descuento de cambio de aceite puede estar casada Al?

 

Al: Ah no lo se!

 

Cecilia: No, de momento estoy soltera, tenga piedad sobre mi porque sale todo de un solo bolsillo.

 

Al: Ok, el trabajo sale $86 se lo dejo a $80.

 

Negociar con asiáticos siempre será una batalla perdida, pero haber logrado 6 dólares a mi favor me posiciona como una comerciante de elite.

Le dejo la llave del coche y me pide mi teléfono para llamarme cuando esté listo. Maldicion, una persona mas con mi numero de teléfono!

Se la doy y me hago un chiste a mi misma diciéndole que no recibo mensajes de texto.

A la hora me llama, y cuando me lo estoy por llevar me mira y me dice: que hace los fines de semana?

 

Yo quería decirle que me voy a Alaska y no vuelvo, pero no podía, sobre todo porque el taller mecánico queda a media cuadra de mi edificio, y solo Dios sabe cuantas veces entro y salgo durante el día.

 

Cecilia: De todo Al, imaginese, todo corre por mi cuenta.

 

Yo quería ver si con esta frase lo desentusiasmaba, pero es asiático, no se dan por vencidos tan fácilmente.

 

Al: Bueno chica, pues entonces necesitas relajarte y divertirte.

 

Ok great, pensé. Ahora me invita al casino!

Mientras sale la palabra “pescar” de su boca me imagino con mis ojotas empantanadas en el barro, la espalda insolada y con los guantes de látex poniendo un renacuajo en el anzuelo, y con arcadas porque estoy matando un animal detrás de otro mientras ellos toman cervezas de la congeladora que trajeron.

 

Cecilia: Al, no se ofenda, pero pescar no es lo mío. Si quiere podemos alquilar unos caballos en Pacifica y salimos los tres a cabalgar.

 

Al: A cabalgar? Ah veo, tu eres una chica de desafíos.

 

Yo no se bien que quiso decir con esto, pero tal vez tenga razón, ya que darles la espalda a todos los que me invitaron a salir por correo electrónico y mensaje de texto dice mucho de mi carácter.

 

Cecilia: No lo se aun Al, pero se que pescar no es lo mío.

 

Al: Ok, entonces déjeme pensar en una actividad y con Mario la llamamos.

 

Ok, bárbaro, ahora tengo un turno con el dueño del taller en el único momento en donde puedo ir a la manicura. Ocupada para siempre!

Espero que Mario me sepa entender y siga arreglando los problemas crónicos de plomería que sufro por tirar mucho papel higiénico  en el inodoro.

No le estaré pagando por hora, pero las borracheras que este hombre se está agarrando en mi nombre es la transacción perfecta para no tener que asistir a un lago desolado, con una persona que me dio solamente 6 dólares de descuento y pretende que una caña de pescar sea mi leitmotiv!

 

 

 

Ha llegado ese momento del año en donde temporariamente me convierto en atea. Porque mentirle al I.R.S ( Servicios de Impuestos Internos) es una cosa, pero ya mentirle a Dios es demasiado.

Mi contadora, o sea mi prima, que en realidad no es contadora pero una mentira mas no hace al asunto, es la que se ocupa de mi finanzas. Digamos que todo queda en familia, y menos mal, porque acabo de dar a luz a un nuevo miembro de la familia, decidí llamarlo Tomás Castelli.

El no solo que será el hijo mas fácil de criar, si no que es el que hará que mis vacaciones se dupliquen y que mi colección de zapatos tome vida propia.

En realidad no me quedó otra opción que fingir su nacimiento, porque con mi prima hemos inventado tantos cursos universitarios para pagar menos de impuestos, que ya nos hemos quedado sin establecimientos para justificar mi bolsillo de estudiante en bancarrota. 

A parte todo el dinero que me quieren sacar lo van a utilizar para crear un muro para que los mexicanos no crucen el charco, enserio? Bueno, no es que de mi bolsillo en particular se beneficien, pero no voy a contribuir a la demencia de un psicópata con mis impuestos.

Mi hijo no solo me ayudará a tener una vida mas holgada, si no que además colaborará para que mi contribución no termine en la ruina.

Tomás será un millennial, pero no un millennial que no recuerda lo que era el mundo sin internet, si no uno que nació en el internet.

El será la obra virtual que asegure mi futuro, mi jubilación, y por ahí quien sabe, tal vez hasta me traiga suerte en el amor. No es lo mismo decir estoy soltera, a decir, soltera con un hijo. 

Tomás ocupará el rol de “quita presiones”, presiones financieras, genealógicas, sociales y psicológicas. Hará que ahorre dinero, viaje mas seguido, me libere de la presión familiar de extender mis genes, y hasta por ahí me haga ganar la lotería y todo. Eso si, que mi prima ajuste el lápiz porque a este lo voy a mantener de por vida. 

Entiéndanme, no soy una tipa mentirosa, pero el sistema no favorece a los solteros, las cosas como son. Cuando todo sale de un solo bolsillo hay que recurrir a los fantasmas para que nos den una mano, bueno, y al talento de mi prima, que no es poco dando con un familiar de mi calibre.

Francamente estoy emocionada, nunca quise tener hijos, pero este tipo de sucesor me está dando esperanzas. No tengo que sacarlo a pasear, entretenerlo, pagarle la universidad y decirle que use condones cuando haga el amor con alguna joven de las fraternidades.

Yo me acuerdo que de chica teníamos mascotas virtuales, otro motivo mas para mi madre nos tirara la bronca, ya que el pinche aparato electrónico ese nos levantaba a las 3 de la mañana gritando para que le diéramos de comer.

Bueno, ahora lo virtual estará solamente en una planilla. Le daremos vida solo una vez al año, y hasta me atrevo a decir que será el hijo ejemplar que toda madre alguna vez quiso tener.

En donde trae dinero a la familia desde que nació, and not the other way around.

Que ilusión! El 15 de Abril es la fecha tope para hacer los taxes, y justo nacerá Tomás! Oh my God…acabo de darme cuenta que encima también es de Aries! Que mas le puedo pedir a la vida?! Será este mi año?!

Y si, solamente una creación tan brillante puede salir de dos Arianos: duplicar ingresos por el mero hecho de existir. Check.

El único desafío en momentos tan emocionantes como este, es el de ser atea hasta blanquear mi situación. Yo se que Dios siempre me perdonará, después de todo fue él el que me dio el ingenio para inventarme un hijo, yo le pedí ser millonaria, no ser mentirosa, pero yo creo que Dios lo trajo a Tomás a mi vida para que junto con el llegue la abundancia. Dicen que un hijo viene con un pan debajo del brazo, lo qué?? Largá el pan y traé plata.

Mi hijo es un millennial, viene con mucho dinero, nada de harinas. Las harinas inflaman y no pagan tu hipoteca. 

Que alegría! Ahora mismo la voy a llamar a mi mamá para darle la noticia, e incluso avisarle que prepare el  baby shower. Eso si, esquivemos el bautismo, porque mentirle a Dios es una cosa, pero ya a la iglesia Católica es otra! 

Nacerá en tres meses, y junto con mi prima lo criaremos para que no le falte nada, ella está canchera, ya tuvo tres hijos. Si fuera por mi tal vez se moriría asfixiado con la calefacción a tope. 

Siempre pensé que ser madre sería una carga pesada, pero hoy las cosas cambiaron, hoy no solo que me enorgullece, si no que además los invito a todos a celebrar este 2017 con la extension de mi especie, una difícil de encontrar y de concebir. Salud! Por muchos hijos mas y por un futuro asegurado!

 

 

 

 

 

 

Escuchar Richard Marx mientras voy a la tienda de marcos nunca puede ser una buena señal, pero uno de los temas mas cursis de su álbum está dando en la tecla con la bajada de ventanilla y el viento en la cara con “Endless Summer Nights”. Los ochentas son así, o te tiras por la ventana para dar el banquinazo, o te acordas de tu primer beso en la tarima de la matinée. En esta ocasión no puedo hacer ninguna de las dos cosas porque estoy por pedir el descuento mas grande de la historia. 

Me pongo brillo en los labios, punto ocho onzas de perfume, unos tacos semi-altos para no confundir el cuerpo de una ejecutiva con el de una zorra, y entro a la tienda mas conocida por YELP. Cuando la crítica de un local es de 5 estrellas para arriba de seguro que el precio también lo será.

Pero vieron como es este planeta, para que te hagan un descuento tenes que aparentar tener mucho dinero, porque si te ven clase media te cobran el doble. Mi madre siempre me dice que el dinero atrae al dinero, lo que no me dijo es que para lograrlo hay que ser bastante caradura, así que me bajo del coche, tiro los hombros para atrás, me despeino un poco el flequillo, y empujo la puerta como si estuviera por agarrar una guitarra eléctrica y dar un concierto. El concierto del limosneo en Fa sostenido.

 

— Hola! Le digo al morocho que viene a atenderme mientras me sonrío como si lo hubiera visto a Keanu Reeves en bóxer preparándome el desayuno.

 

— Hola señorita! Me dice él pensando que mi sonrisa es auténtica y que él es el dios del verano.

 

— Mire, le quisiera hacer una consulta sobre un porta-retrato que me gustaría enmarcar. Que opciones tenemos, y que podemos hacer con el.

 

Este hombre medía un metro sesenta y cinco y tenia el acento de alguien de Marruecos, y por ser bastante petiso y no hablar bien el idioma tenia la autoestima bien alta, empezamos bien, no queremos un depresivo frente a la calculadora.

 

 

— Ah pero si como no, asumo que esta es usted, no? Y se ríe, apuntando a mi porta-retrato.

 

— Quién? Esa diosa? Pero no hombre, no soy tan narigona. Le digo mientras le guiño el ojo. Y usted? De que país es? 

Necesito entablar amistad con algo en común y empiezo por lo mas obvio. Su nacionalidad. Cruzo los dedos para que sea de un país de habla hispana.

 

— I am peruano. Me dice orgulloso abriéndome todos los caminos para llevarme el cuadro enmarcado casi gratis. My name es Rodolfo.

 

— Lo sabía, esa picardía no podía ser anglosajona. 

 

— Oh pero tu de donde eres paisana! Que bello acento!

 

— Argentina, le digo, intentando no sonar arrogante. 

Mientras me halaga el acento empiezo a mirar alrededor para ver de que se tratan los cuadros que están colgados a ver si puedo lograr que me hable de su vida y mi sesión de psicología cubra los gastos. Ah pero quién es ese bombón, su hijo? 

 

— Ah si ese es Richard, vio que muchacho? Se lo presentaría, pero está por casarse con una polaca. Y usted? Como no está casada? 

 

Trago saliva y otra vez me encuentro pasando el tape de Roxette que se traba en la canción numero 6.

 

— Y que le puedo decir Rodolfo, no lo conocí todavía, que vamos a hacer.

 

— Y no flaca, tu necesitas un gallo, un gallo con personalidad, y que esté bien parado en la vida. 

 

He estado con cerdos, ratas, potros salvajes, y hasta serpientes de fuego, pero gallos nunca, Rodolfo será el mesías que me invita a conocer otra especie?

 

— Mira tu eres joven, el que decide es el de arriba, yo conocí al amor de mi vida recién a los 51 años. 

 

— Que???? No Rodolfo, yo vine a este local a que me enmarque un cuadro y resulta que ahora tengo que esperar 51 años para conocerlo? Que clase de vendedor es usted? Ahora me lo hace gratis el trabajo.

 

— Pero chica mira, prefieres esperar al indicado o casarte con un marmota que no llega a conocerte nunca? Yo me casé antes de conocerla a mi mujer actual y eso fue un calvario que duró diez años. No te lo recomiendo. 

Y mientras me dice esto me saca una foto digital y me la muestra a la diosa de la mujer que tiene 60 años ahora y tiene la piel mas alisada que Audrey Hepburn a los 25.

 

— Wow! Miss Peru 2017 Rodolfo, que suerte que ha tenido.

 

— No, la suerte es de ella, esa mujer es tratada como una reina mira. Yo mantengo a todas mis esposas y a mis dos hijos, uno de cada matrimonio. Soy un buen hombre y cumplo con mi deber civil. No seas tonta, espera al indicado, Dios sabe lo que hace.

 

De enmarcar un cuadro a consejos religiosos por un peruano desde ya que mis cartas estaban echadas, ese marco me iba a salir mas caro que mi viaje a Cinque Terre. Lo tenia clarísimo! 

 

— Bueno a ver, que precio me hace…redondee para arriba, para America del Sur, venga.

 

Lo veo que hace números en un papel, por lo cual sabemos que ya me está tonteando de arranque, y antes de que me diga la cifra lo miro y le digo mi discurso de muletilla: Oiga Rodolfo, estoy soltera, todo sale de un solo bolsillo, usted quiere hundirme o darme una mano?

Me mira concentrado y me dice, tu tranquila, voy a darte un descuento de V.I.P. Sonamos, acá va el bikini en liquidación que pensaba comprarme en Porto Fino.

 

— Te lo puedo dejar a 147 dólares.

 

— Ay pero Rodolfo, eso es una inscripción a un curso de cocina.

 Sabía que si no agarraba el toro por las astas este hombre iba a revolearme por toda la tienda hablándome de los materiales de primera calidad y de las horas de trabajo.

 

— 80 dólares con impuesto incluido.

 

— Ok, pero de contado, no con tarjeta.

 

— Si no lo peleo me saca hasta la sangre Rodolfo, es una técnica peruana esta? 

 

— Chica la ultima técnica que me quedaba en el cartucho la apliqué con mi segunda esposa para conquistarla. Se me terminaron las fichas.

 

Es peruano, lo único que tienen son fichas, nos dimos la mano, cerramos el trato, y ya tengo el cuadro colgado en mi cocina. No se quien es la diosa que me mira todos los días mientras almuerzo, pero me costó 80 dólares, y mejor que con esa nariz empiece a olfatear lugares mas económicos, ya que no si no me compro el traje de baño soñado, al menos que me traiga suerte con algún hotel a mitad de precio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es difícil explicar lo que uno siente estando en mi cuerpo sabiendo que ya no tenía la posibilidad de manejar mi vida ya que estaba TODO en manos de un piloto!!! Un completísimo extraño  que manejaba una nave llamada Boeing 747 con 300 personas a cargo! Como puedo relajarme y repetir lo que dice mucha gente: “y bueno…entregate”! Como??? Me entrego al deporte, a mi profesión! Pero a un piloto??!! Pero para la preocupación de toda mi gente viajé muy bien, particularmente porque ni bien subí al avión un azafato me empezó a tirar los galgos mientras me pasaba los auriculares y un vaso de agua para tomarme una pastilla que me durmiera hasta la semana entrante. Claro…he de recordarlo todo…estaba viajando por ALITALIA…los empleados son Italianos. Ya comenzaba la aventura ni bien el azafato se había avispado que yo era la única donna joven en el medio de toda la tripulación, pueden creer esto??? Entre 300 personas yo era la única mujer de 30 años! Parecía una congregación de jubilados mendocinos que se habían ganado un viaje por primera vez a Europa en un Bingo regional. Mientras el azafato me guiñaba el ojo cuando  repartía los accesorios para que el viaje no se hiciera interminable yo me reía pensando que el tipo no tenía ni idea que esta chica linda que el miraba estaba asustada como una liebre infartada porque volar nunca ha sido lo mío. Lo mío es esto…escribir y contar y comunicarme a través de este humilde correo electrónico todo lo que veo mientras estoy en Italia, el país de mis bisabuelos.

Subject:   Comida rica, nuevos vecinos y una visita muy esperada!

Lo sé...tengo un lunes pendiente con todos ustedes, y creanme, si pudiera me iría ya a tomar un café de Starbucks con cada uno y les contaría TODO en persona para que vean que no tengo casi tiempo para sentarme a escribir. Ahora entiendo cuando los escritores famosos se compran una isla o una casa en Tailandia, es para sentarse  a escribir con tiempo! Pero como en mi patrones todo es posible, acorto  la linea geografica que nos separa, achico los meridianos, tiro el reloj que no tengo a la basura e invento la maravillosa linea recta que me conduce directamente con la inabarcable y vasta naturaleza que me trajo a este mundo.

Mis queridos aficionados,

Me encantaría poder decir que tengo unas nuevas amigas como las de la  serie “Sex & the City”…pero  nada más alejado porque esta gente triplica al protagónico Neoyorkino  favorito que ahora se nos hizo costumbre con mi  tía  por las tardes después del trabajo.

He conocido tres mujeres, como no podía ser de otra manera, que han revolucionado mis fines de semana,  con tortas caseras, dos dogos,  mucha alegría y la típica ironía Argentina que nos anuda.  Tres mujeres de la cual estoy convencida eran una trenza de hermanastras de mi otra vida. Ya sé, ya se…la que cuenta es esta, pero como hago para explicarles que son sinceramente familiar!!! Soy yo o últimamente  el aire de San Francisco tiene una línea recta que conduce directamente a 1830??

El viernes se cumplió un mes de casada de mi vida en San Francisco. Llegando ni más ni menos que un 4 de Julio…día de la independencia de Estados Unidos. Es difícil no ser una exagerada con el tema de las señales cuando me pasan este tipo de cosas, aunque trate de evitarlas y no hacer comentarios en público mi destino me persigue y no al revés como cree mucha gente. De venir de Italia de andar en bici todo el día ahora me llevo por delante con gente que anda en bici mientras yo camino a todas partes. De no conocer a nadie…pasé a tener 4 reuniones semanales, en ella un asado con choripán incluido, un celular, una licencia de conducir, cumpleaños  y mucha comida! Por supuesto que demás esta explicar que todos estos contactos son posibles por mi tía mitad RRPP, mitad wedding planner y 3 cuartos de empresaria moderna.  Mis fines de semana  raramente desde que vivo con mi tía comienza los miércoles, cuando decide tirar una cena  nocturna con amigos porque se cansa de trabajar tanto. Retomamos el viernes y terminamos el domingo más cansadas de lo que estamos un día martes! Es increíble…cada sábado decimos lo mismo…necesitamos descansar! Cuando digo descansar me refiero a la maratón de pijamas y popcorn que hablaba en mi correo anterior. Seria genial poder quedarme en casa con mi marido y mirar “Amelie”, pero por alguna razón que todavía mi sistema  adivinatorio  no alcanza a dilucidar continuo soltera y con mil planes como si mi vida se basara en una agenda de ejecutivos de la industria del entretenimiento. Este viernes comenzamos temprano yendo al templo judío. Aunque no lo crean no soy judía…pero todo puede pasar no? Estoy abierta a aprender y a  escuchar que tienen otros para decir de mi queridito Dios que me cuida desde el cielo…no sé, el simple hecho de que este templo en particular situado en el corazón de San Francisco llamado “Shabbat Shalom” fuera abierto para homosexuales, personas con todo tipo de inclinación sexual y personas que son de otras religiones llamó imperiosamente mi atención.