Lo bueno de no ser arquitecta es tener amigos arquitectos, entonces cuando necesito hacer un cambio o arreglar una puerta, ellos me guían diciéndome algo así como: acá te presto las herramientas, es una tontería, vos podes!

Yo les quisiera decir que también es una tontería levantar una pared de cemento estucado, pero no todos nacimos para lo mismo. 

La agujereadora, ese maldito elemento. En donde Valentina muy canchera me dijo, es una pavada, metes la mecha y perforas la superficie. Lo que no me avisó fue que con tipas inexpertas como yo las mechas se me rompen, y la mía se fue de vacaciones ni bien le di el primer ponchazo al cajón que los albañiles me dejaron sin manija. 

Esto de la casa frente al mar me está dando más trabajo de lo que pensaba. 

No solo que quebré la mecha, si no que además los tornillos que me vendieron con las manijas eran demasiado cortos para el grosor de la madera, no les pido que me entiendan, ya que ni yo sé lo que hice, pero el maldito acontecimiento me costó 4 visitas a la ferretería, dos mechas partidas, el dedo del medio y La Gotita.

Lo hacen ver todo tan simple… hasta que agarras la pinche pistola esa y empieza a vibrar y el plan marcado en lápiz es un cráter volando en el espacio sin madre ni padre. Alguien escuchó alguna vez una linea seguida de puntos? Bueno, yo hice exactamente lo contrario. No porque no quisiera ser prolija y simétrica, pero porqué soy comunicadora, no arquitecta, ni constructora, ni gauchita para pasear con los elementos enchufados a 220 que con suerte no me dan un guantazo eléctrico.

Les dije? La mano de obra no es lo mío. 

Lo más acojonante de toda la situación es que los empleados de la ferretería me vendieron 4 tornillos que no encajaban, no entiendo, a donde se fue el término UNIVERSAL cuando uno más lo necesita? Esto no puede aplicar solamente para las tapas de inodoros, esta gente esta tramando algo, y quieren sacar a la pocas mujeres ineficientes de circulación.

Dos mechas quebradas, agujeros de diferentes tamaños y tres manijas flojas después…. decidí llamar al que REALMENTE sabe, y ese es Super Glue. Un tipo bien jodido que le saca el trabajo a mucha gente, a mí incluida. Las manijas se bamboleaban, no había tornillo que encajara, se terminó señores, que el maldito sintético salde la cuenta y deje esas manijas pegadas para siempre, sobreviviendo una demolición y un terremoto 9.7.

Les aseguro, la perfección existe, y se llama Super Glue, es el marido que nunca se queja y a todo le dice que si. Hello bright future? 

Pegué las manijas e intenté arrancarlas de cuajo para un testeo inicial post-luna de miel, niente amore, esas palancas estarán agarrotadas hasta que la muerte nos separe. Yo lo único que les pido es que el día de mi funeral las manijas de mi ataúd no estén pegadas con el mismo material, odiaría irme a la chingada el día de mi partida porque mi marido se puso flojito con mi ausencia.

 

Super Glue te quiero, por muchos años y manijas más!