Videoconferencia con Sofía que está en Europa, aparece en la pantalla y la veo más espléndida que nunca, normal, se enamoró y sumado a eso es una diosa. Un combo que dudo que afecte su autoestima, sobre todo cuando escucho una voz masculina de fondo y me acontento pensando que viajó con su nuevo novio.

Cuando tuerce la cámara y lo enfoca a el afortunado no era su novio, si no un potro salvaje de Inglaterra. Creo fehacientemente que los astros se están emborrachando con mi signo y no me hace ninguna gracia.

Perdón? Le digo entre malhumorada, decepcionada y love at first sight.

Ah si guey, él es Tom, un guate que hemos tenido un rollo pero ahora somos solamente amigos, me dice ella tan ligera y comprometida.

Solamente un rollo??? No mira Sofi, el rollo lo tengo yo que sigo soltera mientras vos estás de novia y con tu ex-amante en Bélgica comiendo chocolates.

Pero Ceci no te aflijas, y tampoco te entusiasmes ya que Tom tiene novia y decidimos no estar juntos, me dice, mientras me hace un 360 de la habitación del hotel.

Pijama party? No compañía, welcome al mundo de Sofía. En donde es amiga de sus ex novios, ex maridos, ex amantes y ex files también, ya que algunos tranquilamente podrían haber nacido en el octavo pasajero. Algo que siempre admiré en Sofía, su circulo social. La RRPP de on-line dating y la secretaria ejecutiva de todos los chismes de esta ciudad en donde reina la promiscuidad sobre la intimidad. Sof viene a ser la intermediaria entre tu Yo y tu Super Yo, ya que ella le aclara a tu inconsciente lo que vos te creías cierto. Te pasa la base de datos, las referencias y el lujo y detalle de cada persona que conoces. Imposible no quererla! Gracias a Sofía mucha de nuestra gente se ha evitado un gran disgusto y en mi caso, morrearme con un equivocado más.

Lo más acojonante de Sofía es su capacidad de almacenamiento, con nombre y apellido nomás ella te saca un reporte inhóspito del solicitante.

Y si empujas un poquito, hasta te da las medidas, if you know what I am talking about.

Francamente, todos deberíamos tener una Sofía en nuestras vidas, nos ahorraríamos muchos dolores de cabeza, embarazos ectópicos, falsas expectativas y denuncias en la comisaría.

Ella sabe de la gente, de medicina, de ciencia, y de las rutas turísticas y hoteles de muchas partes del mundo. Lo que no sabe es sentarse a escribir sobre su vida, por eso yo tengo que hacer de corresponsal ya que Sofi viene a ser el Edward Snowden de la Bahía, y a la gente de este calibre hay que cuidarla.

El único problema con ella es que es de Géminis, y si hay algo que no le cae bien puede que te mande a Guantánamo por mensaje de texto y nunca más la veas. Yo la cuido, no vaya a ser que pierda mi única esperanza de enterarme de todos los secretos de esta ciudad. Porqué carismática como es, los hombres le revelan los detalles más grotescos de sus existencias y hablar con ella es ahorrarte caminar sobre sus prontuarios. Por eso hoy quiero levantar mi copa y brindar por una de las personas más famosas de San Francisco, en donde logró transformar la Red Carpet en on-line dating y ampliar su base de datos para que todos nosotros— sus fans— estemos enterados de lo que pasa afuera y adentro de la tecnología. Eso si, váyanse con cuidado, puede que ella haya salido con uno de tus candidatos y no tenga buenas noticias.

 

A tu salú Sofía!